La música desde un enfoque crítico

Hemos querido que la primera entrada de 2017 en nuestra bitácora éste dirigida a recoger 2 artículos que hablan del papel  de la música (o el arte, en general) desde un enfoque crítico. En el primer artículo, Marissa Silverman hace una reseña de la obra titulada Artistic Citizenship, cuyos autores son D. Elliott, M. Silverman y W. D. Bowman; y la cual recoge el movimiento de ciudadanía y arte. Ante la situación actual que vivimos  de injusticias sociales como racismo y homofobia, amenaza de las libertades democráticas y un lenguaje sexista que aparece como normalizado en los discursos políticos; diferentes artistas, alrededor del mundo, están poniendo su creación de arte para trabajar por el bien social, de alguna manera, haciendo un llamamiento ante estos comportamientos antidemocráticos y en contra del ser humano, de forma que no pasen desapercibidos. Este libro recoge a diversos autores y artículos que nos muestran que las identidades de las personas se transforman cuando éstas se convierten en sujetos activos socialmente, es decir, realizando acciones a favor de la justicia social. Un ejemplo de esta acción para la sociedad lo encontramos en el educador y artista, Guante, que a través de sus creaciones musicales de hip-hop trata temas como el racismo y los modelos tradicionales de masculinidad.

social justiceOtro tema  que actualmente también requiere de crítica es el proceso de colonización que está sufriendo la música. De la misma manera que la música occidental ha predominado sobre la indígena en aquellos territorios en los que pueblos de otros países conquistaban nuevas tierras, hoy en día la industria musical y el mercado está, en cierta manera, colonizando la música. El segundo artículo hace referencia, además, a cómo la era digital ha propiciado una uniformidad en el consumo de la música, pues son las compañías las que consideran  lo que es popular y genera beneficios. Por tanto, nos encontramos en una etapa en la que debemos dirigir nuestros esfuerzos a “descolonizar” la música, pues no se trata de elegir entre una y otra, sino la convivencia de ambas. La tecnología no debe de ser un instrumento que para que la música “clásica” y el resto de músicas compitan entre ellas, sino un medio que asegure que la música puede ser alcanzada por todas las personas.

Category: Sin categoría

Deja un comentario